Hilario Serlin – Primera Parte.

0
53

En el dia de ayer se conmemoro el Día Provincial del Dirigente de Basquet… “El Dirigente” de nuestra provincia es sin dudas Hilario Serlin, su actividad dirigencíal ya no es tan activa como antes, siendo increíble, para mí, que pocos lo tengan como fuente de consulta…

Su obra es desequilibrante en todo sentido, hay un antes y un después de Hilario Serlin en el basquet de Córdoba, tanto cuando presidió la actividad en la Asociación Cordobesa de Básquetbol (ACBB) como cuandoo hizo en la Federación de Básquet de la Provincia de Córdoba (FBPC), de la cual ahora es Presidente Honorario.

Comenzó siendo dirigente en 1969, cuando aún era jugador de la primera división de la, fusionada hoy, Asociación Cultural y Deportiva Noar Sioni, allá en Belindo Soaje 616 de B° Gral Bustos, hoy club municipal.

Cuenta la historia que su entrenador de aquel entonces, Mario Aryenti y sus compañeros coincidieron que era él quien podía sanear la Entidad que se encontraba acefala, tenía 21 años. Al año siguiente una Asamblea lo ratificó como como Presidente de “La Noar”.

Estuvo 4 años en ese cargo logrando equilibrar económica y deportivamente la institución, en ese ínterin tambien fue el representante en ACBB en el Comité de Mini basquet para luego serlo en el Consejo Auxiliar de Primera B.

En 1985 es el Secretario de Relaciones Públicas de la Asociación, luego en 1987 ocupa el cargo de Vicepresidente, presidía Salvador Catramboni, ya en 1989 lo sucede a éste.

Por aquellos tiempos en la ciudad de Córdoba el basquet era una desorganizacion casi total, sin recursos económicos no era de asombrarse si llegaba el jugador a una cancha y está estaba ocupada con un baile, una cena, un bingo… era un acertijo saber si llegaban los árbitros, las divisiones inferiores, que se jugaban los sábados por la tarde, difícilmente tenían un campeón, el círculo mayor empezaba el torneo un año y lo terminaba el siguiente, cuando lo terminaba… y para colmo de males la muy buena idea de la creación de la Liga Nacional acentúaba un desentendimiento mayúsculo del público con la actividad local.

Desde refaccionar la Casona de Sucre 55, ex residencia de la Institución, y crear conciencia de cambios beneficiosos hasta darle una nueva modalidad en su forma de disputa fue la titanica tarea realizada.

Hilario Serlin logró una autofinanciacion de la ACBB, creo conciencia de que los clubes de Córdoba debían ser proveedores de la Liga Nacional, creo el sistema de sumatoria de las cuatro categorías oficiales para decretar el campeón oficial, así las formativas, y los pibes en sí, pasaban a ser “importantes” si se quería ser el mejor.

Apoyo una camada de jugadores, entrenadores y árbitros buscando que participarán en diferentes torneos provinciales, nacionales e internacionales.

En aquellos comienzo de la década del ’90, se jugo por varios años con Brasil, Torneo Matías Meira, y con Uruguay, Torneo Alberto Rosello, competencia que se perdió por decidía de dirigentes posteriores, pasaron por esas selecciones cordobesas, representando a Argentina, entrenadores de la talla de Rubén Magnano, Alejandro Loterio, Enrique Tolcachier, José Pestugia, Marcelo Vivas, entre otros, los jugadores que se estaban formando y eran seleccionados fueron Fabricio Oberto, Federico Helale, por sólo citar dos…

Durante así un mes estuvieron en un intercambio de experiencia 35 jugadores de formativas de Brasil, y cordobeses cruzaron con misma situación a Porto Alegre en San Pablo.

Había una relación estrecha con la Asociación Paulista de Brasil, se viajo a Italia con una camada de cadetes (U15), era frecuente la visita a La Docta de José Claudio Dos Reis, mandamas en esta parte del continente, se realizaban torneos especiales en superior y en la entonces sub 21, como la recordada Copa Ecco, en vacaciones de invierno está firma patrocinaba el evento.

Logros esenciales se consiguieron, con el esfuerzo de todos los dirigentes de los clubes de Córdoba, allá en 1989, cuando Serlin estableció, por mayoría abrumadora, que se debía jugar en estadios cerrados, había que techar las canchas!!… ACBB tenia en ese momento 45 clubes entre afiliados y adherentes, solo 5 no pudieron cumplir con un plazo dado a 4 años, El Trebol, Club Jabase, Ricardo Guiraldes, Nuevo Brasil y un quinto que no recuerdo.

Ya con un vuelco máximo en 1993 se llegó a jugar 5500 partidos en el año entre mini y superior.

Reconoció y reconoce que semejante avance no podía ser sin el apoyo y esfuerzo de los Dirigente de los clubes y de quienes lo acompañaban en la gestión como Jorge Aisinkovich, Jorge Cattaneo, Nelso Gasparoto, Jorge Berllero, Mirella Arnau y varios más…

Ideó una suerte de plan de ahorro previo y todos los meses sortea a dos Cronómetros Oficiales electrónicos con sus respectivos dispositivos de 24″, que por esos tiempos eran de 30″ y así todos los clubes tuvieron la tecnología en sus estadios. Nunca más un tablero de chapa, que te cortaba los dedos, para comunicar el resultado, nunca más un reloj de ajedrez para llegar el tiempo de juego.

Trabó vínculo sincero con quien era DT de las selecciones argentinas, un entrenador que empezaba a hablar de podios para nuestro deporte, Guillermo Edgardo Vecchio, logrando que desde cadetes a la mayor la Selección Nacional usará como base de operaciones a nuestra cuidad.

Planifico y desarrollo con toda la dirigencía de ACBB un Pre Mundial, con la selección de Cuba clasificada al certamen ecuménico, con Rusia tambien clasificado y campeón de Europa, un selecciónado universitario de Estados Unidos y Argentina, certamen de dos días en el Polideportivo Ceruti

En si gestión, exactamente en 1996, nace El Encuentro Nacional de Mini, idea del Contador Murina y de Rubén Mario Fantolino, en su primera edición se albergó a 6000 minibasquistas.

Se enfrentó con la FBPC, luego sería presidente de ella, por cambios en los torneos provinciales, que tenían en ese tiempo una inscripción de alto costo y de libre participación, buscaba que fueran por mérito deportivo y sin costos de inscripción…

Se que tiene un orgullo personal porque sus memorias de presidente y balances anuales, jamás tuvieron una observación y fueron aprobados por aclamación, haciendo notar que sus compañeros de gestión tuvieron mucho que ver en ello.

Este resumen (extenso) no alcanza a cubrir todas las actividades que Hilario Serlin en ACBB, frías quizás palabras no denotan el fragor de la empresa y de logros y cambios conseguidos.

Está es una primera parte de un reconocimiento a quien marcará el rumbo de nuestro deporte en ciudad, provincia y nación. Estaremos en breve con lo que fue su obra en FBPC y en CABB.

Foto gentileza Agencia Córdoba Deporte

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here